La máscara de pestañas más rara que he probado

2 mayo, 2016

MEGA-EFFECTS-AVONTengo la suerte de que de vez en cuando me llegan productos para probar y este si que es un producto que nunca había testeado. Si no leía el envase jamás hubiese imaginado que es una máscara de pestaña. Podría ser una muy buena idea que resusitaron de los inicios de la historia del maquillaje, por que aunque no se lo imaginen, así eran las máscaras de nuestras bisabuelas. Avon quiso relanzar uno de sus productos estrella en los años 50’ como la Mega Effects Mascara ($4.990).

Intuía que no iba a ser fácil ya que, a pesar de que me encanta probar cosas nuevas, soy una mujer de hábitos y por lo que me puedo imaginar, aquí no cabe un cepillo largo el cual uno agarra como un pincel.

La tapa se abre (la mitad roja del envase) y uno se encuentra con un tipo de “manilla” o “gualeta” articulada donde supuse que había que tirar para encontrar el cepillo ya que por el formato, no se puede girar como una típica máscara de pestañas (dah!).AVONAVON2No sale fácilmente así que hay que aplicar fuerza y uno siente ese nervio de que estás a punto de romperlo. Al momento de salir me encuentro con un cepillo tipo escoba que debido a la fuerza, manchó mis dedos.

Con las pestañas previamente encrespadas las probé sin ningún tipo de primer y, a esta altura, pensando que todo iba a ser un desastre. Es difícil de ocupar y tendencioso a manchar los párpados si uno no tiene cuidado, no solo por su aplicación si no también porque sale con exceso de producto. El cepillado se hace incómodo ya que para abarcar desde la raiz uno empuja el cepillo de manera vertical, no diagonal como es de costumbre con una máscara tradicional, y es casi inevitable mancharse el párpado de arriba como ven en la foto.
gif-avon

El efecto que promete es de mega volumen, y siento que a pesar de todo, lo logra. También da longitud pero es tan incómoda su aplicación, puede tender a hacer grumos y no dejarlas tan definidas.

Es a prueba de agua y puedo decir que no se quebró durante el día y aunque no lloré ni me metí a la piscina, duró digna. No es de ese tipo de pestañas que las deja duritas sin que nada las baje, pero yo no tuve ningún problema.

Este tipo de máscaras, si bien no es una innovación hoy, lo fue en los inicios del siglo XX donde Rimmel, y posteriormente marcas como Maybelline, comenzaron a vender una cajita de carbón con vaselina y un cepillito para peinar y oscurecer las pestañas. Avon relanzó este producto, quizás para las nostálgicas, pero me parece una máscara incómoda de usar, quizás divertida, pero poco práctica para el día a día.

¿Alguna la ha probado y tuvo mejor suerte?

Comentarios Facebook:

4 comments

  • Florencia

    Yo creo que es más un objeto-fetiche que una máscara pensada para ser usada de verdad. Un producto ‘novelty’ como las mentitas de tocino jaja
    (igual la quiero <3 )

  • Vero

    Yo la he visto y tengo curiosidad pero la encuentro muy cara para ser avon!
    Besos

    • Luna

      Si, yo también encuentro! De todas maneras de vez en cuando puede salir en oferta pero creo que hay otras alternativas, incluso de avon, que le da mil patadas

  • Tamara

    Yo la compré, la probé, la odié, la dejé olvidad por ahí y hace poco la boté. Yo tengo las pestañas chuzas y me las bajaba, encontré además que se corre fácilmente. Esto sumado a lo dificil de aplucarla.

Leave a Comment

All rights reserved © Tocador · Theme by Blogmilk + Coded by Brandi Bernoskie